Psiquiatras. Ingenieros del control mental

by puebloshablan · 23 septiembre, 2015

foto-PsiquiatrasControlMental01

Es la última moda en EEUU (y pronto podría expandirse fácilmente al resto del mundo): los psiquiatras le están dando Adderall a los niños de los barrios pobres.

Les dan Adderall, un estimulante peligroso, haciendo falsos diagnósticos de TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), o directamente, sin hacer diagnósticos de ningún tipo.

¿Su objetivo? Presuntamente “promover la justicia social”, para “mejorar el rendimiento académico en la escuela”.

A la cabeza de este programa, está el Dr. Michael Anderson, un pediatra del área de Atlanta. Increíblemente, Anderson declaró al New York Times, en un artículo titulado “Haya trastorno de atención o no, las píldoras ayudan en la escuela”, que sus diagnósticos del TDAH estaban fabricados y que eran “una excusa” para suministrar los medicamentos.

“Hemos decidido como sociedad que es demasiado caro modificar el entorno del niño. Así que tenemos que modificar al niño”, declaró Anderson.

foto-PsiquiatrasControlMental02

Sería difícil encontrar una declaración más clara de cuál es la misión de un psiquiatra: el control de la mente.

Un investigador de la Universidad de Washington en St. Louis, el Dr. Ramesh Raghavan, va aún más lejos con este comentario escalofriante: “Estamos obligando efectivamente a los psiquiatras de las comunidades locales a que usen la única herramienta que tienen a su disposición para igualar las oportunidades en los barrios con bajos ingresos, que es suministrar medicina psicotrópica”.

Así que en EEUU se está presionando a los psiquiatras para poner en marcha un programa de modificación de conducta atroz, usando medicamentos, contra los niños de los barrios bajos.

Es importante darse cuenta de que todos los estimulantes psicotrópicos, como el Adderal o el Ritalin, pueden provocar un comportamiento agresivo o incluso violento.

Lo que estamos viendo aquí es un programa con muchos paralelismos con un antiguo programa de la CIA de edad, sacado a la luz por el fallecido periodista Gary Webb, quien demostró que la CIA importaba crack (otro tipo de estimulante) a la zona del South Central Los Angeles, para conseguir destruir esa comunidad.

Es ampliamente reconocido y admitido en el artículo del Times, que los efectos de los medicamentos para el TDAH en el cerebro aún en desarrollo de los niños son desconocidos. Por lo tanto, los riesgos de estos medicamentos son muy elevados.

Al menos un destacado psiquiatra, Peter Breggin, cree que hay evidencias significativas de que estos estimulantes pueden causar atrofia cerebral.

Suministrar medicamentos para el TDAH crea síntomas que entonces deben ser tratados con compuestos como el Risperdal, un poderoso anti-psicótico, que puede causar daño cerebral motor.

Todo esto, en servicio de la “justicia social” para los pobres.

¿Y qué podemos decir de la afirmación de estos psiquiatras según la cual “los medicamentos para el TDAH pueden mejorar el rendimiento escolar”?

La respuesta la podemos encontrar claramente en una publicación de 1994 en el “Textbook of Psychiatry”, publicado por la American Psychiatric Press, que contiene este extracto (Popper y Steingard): Los estimulantes suministrados para el TDAH, no producen mejoras duraderas en la agresividad, los trastornos de conducta, la criminalidad, los logros educativos, el rendimiento en el trabajo, las relaciones de pareja o el equilibrio mental a largo plazo”.

Así que toda la base de este programa de “justicia social” en las comunidades pobres, que pretende que los medicamentos para el TDAH mejorarán el rendimiento escolar de los niños pobres y ello permitirá igualar sus oportunidades con los niños de familias ricas”, está enteramente basado en una mentira.

Entrometerse en los cerebros de los niños a través de estos productos químicos constituye un asalto criminal, y ya es hora de que se reconozca como lo que es.

En 1986, El Diario Internacional de las Adicciones publicó una revisión de la literatura más importante realizada por Richard Scarnati.

Se llamaba “Un esquema de los peligrosos efectos secundarios del Ritalin (metilfenidato)” . El Adderall y otros medicamentos para el TDAH están en la misma clase: son sustancias estimulantes, de tipo anfetamínico.

Scarnati nos presenta un gran número de efectos adversos del Ritalin y cita publicaciones en revistas científicas que informan de cada uno de estos síntomas.

foto-PsiquiatrasControlMental03

Para cada uno de los siguientes efectos del Ritalin, hay al menos una fuente que los confirma en la literatura médica:

Delirios paranoides, Psicosis paranoide, Síntomas hipomaníacos y maníacos, similares a la psicosis por anfetaminas, activación de síntomas psicóticos, Psicosis tóxica, Alucinaciones visuales, Alucinaciones auditivas, puede superar al LSD en la generación de experiencias extrañas, Ataques de terror, comenzar a gritar, agresividad, insomnio, Dependencia psíquica, Disminución del sueño REM, etc…

Cuando además se usa combinado con antidepresivos, uno puede ver otras reacciones peligrosas, incluyendo hipertensión, convulsiones y hipotermia.

Así pues, ¿En qué sentido estos medicamentos para el TDAH tienen que ver con la “justicia social”?

La realidad es que son guerra química.

Y depredadores con licencia se aprovechan de los pobres.

Este puede parecer un caso circunscrito a los EEUU, pero significa una llamada de alerta para todos, puesto que muchas de las políticas que se inician en EEUU se acaban repitiendo en otros lugares del mundo.

Y en particular, todo lo referente a la aplicación de la psiquiatría en norteamérica, acaba expandiéndose a otros lugares.

El siguiente artículo traducido del Daily Mail, nos habla claramente sobre cómo está actuando esta peligrosa mafia psiquiátrica en otros lugares del mundo…

ESCÁNDALO: SUMINISTRAN INNECESARIAMENTE ANTI-PSICÓTICOS A MILES DE PACIENTES SIN ANTECEDENTES DE ENFERMEDAD MENTAL

Los médicos están suministrando innecesariamente potentes fármacos anti-psicóticos a miles de pacientes, advierten los expertos.

A personas con problemas de aprendizaje, demencia y autismo se les están dando medicamentos para controlar su comportamiento.

Los antipsicóticos normalmente se deben utilizar para tratar enfermedades mentales como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Sin embargo, un estudio publicado en el British Medical Journal revela que al 71% de las personas con dificultades de aprendizaje a los que se les prescriben medicamentos, no tienen antecedentes de enfermedad mental grave.

Los hallazgos impulsan la creciente preocupació de que el Reino Unido es una nación “sobre-medicalizada” (algo que podemos extender a todo occidente) y que miles de pacientes sufren efectos secundarios dañinos como resultado de ello.

El uso de las medicamentos como restricción química para alterar el comportamiento de los pacientes vulnerables resulta particularmente preocupante.

El estudio, dirigido por el University College de Londres, analizó los datos de más de 33.000 personas con una discapacidad de aprendizaje, entre 1999 y 2013. Los pacientes estudiados incluyeron a personas que sufren de síndrome de Down, demencia, autismo y epilepsia. Muchos tenían dificultades con el aprendizaje, la comunicación, la vida diaria y la gestión de la información y las habilidades sociales.

Los investigadores hallaron que a 9.135 se les habían sido prescrito medicamentos anti-psicóticos, de los cuales el 71% no tenía antecedentes de enfermedad mental grave.

De las 11.915 personas con un registro de conducta desafiante, el 47% había recibido medicamentos anti-psicóticos, mientras que sólo el 13% tenía antecedentes de enfermedad mental grave.

Los autores concluyeron que las personas con un historial de comportamiento desafiante tenían el doble de probabilidades de recibir antipsicóticos.

El doctor Dan Scorer afirma que: “Lamentablemente las conclusiones del informe no son una sorpresa, ya que confirman lo que llevamos escuchando desde hace tiempo. Testimonios de familias que nos dicen que a sus seres queridos se les dan altos niveles de medicación antipsicótica o anti-depresiva, a menudo durante años.

En muchos casos estas familias reportan efectos secundarios graves y no hay evidencia de que la medicina esté ayudando a estos individuos. Esta reciente investigación publicada, muestra que esto está sucediendo, no sólo en las unidades de hospitalización, sino en toda la comunidad”.

Los efectos secundarios de los medicamentos anti-psicóticos provocan aumento de peso causado por el aumento del apetito y hacen que los pacientes sean más pasivos.

Los ejemplos que hemos visto en estos artículos, representan un toque de atención para pararle los pies a uno de los grupos más peligrosos para el futuro de todos los individuos libres de este planeta: el peligrosísimo cártel psiquiátrico.

Un grupo dispuesto a programar la mente de la sociedad del mañana…

Fuente: https://jonrappoport.wordpress.com/2015/09/02/psychiatrists-drugging-children-for-social-justice-2/

http://www.dailymail.co.uk/news/article-3219060/Chemical-cosh-scandal-Thousands-patients-no-history-mental-illness-needlessly-given-cocktail-anti-psychotic-drugs.html#ixzz3ktRiKSW6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s