El hartazgo del ‘orgullo gay’, ingeniería social y policía de género


7Jul2016

SPAIN-GAY-PRIDE-PARADE

Me cansa, aburre, abruma y hastía esta nueva religión, asentada sobre todo en Occidente, que ha emergido (o la han impulsado) con fuerza volcánica desde hace pocos años y que dice llamarse “orgullo gay”, institucionalizada hasta la náusea, sospechosamente consensuada entre todo el arco de los partidos del capitalismo español y mundial, bajo la dirección orquestal de EEUU, quiénes patrocinan y llevan propagando incansablemente este tipo de orientación sexual, en concreto en España, desde los años del zapaterismo, con sus falsimedios a la vanguardia. El motivo no es otro, dicen, que “dar visibilidad a ese colectivo”, tanta que…está cegando todo lo demás, como también sucede con la espantable ideología de género (no hay día en que no haya una calculada campaña de deleznable demagogia acerca de la industria del maltrato, como la promovida actualmente por el grupo mediático derechista Atresmierda, sponsorizada por una Mutua médica).

Sin duda, hay un interesante caladero de votos a la vista…y toda la pléyade de políticos populistas (todos sin excepción) del Reino pugna por ser el más pro-gay y pro-bisexual del mundo. Eso sí, luego asisten a homilías cardenalicias y rituales simbólicos del catolicismo como si fueran los más fanáticos de la secta de Dios. Oh cielos, Pablito Iglesias, el comunista, después de “despiporrarse” en la charada gay, según cantan los falsimedios monárquicos, será recibido por el Papa de la dictadura argentina, Francisco Videla, el día 10 de septiembre en audiencia privada, junto a ese personaje de tebeo llamado El del rejón. Como aperitivo, Pablemos le besará el culo (en modo gay) a Obama dentro de unos días.

En fin, uno pensaba que la opción homosexual era eso..una opción, respetable, que puede y debe ser sometida a juicio crítico, pero resulta que está empezando a parecerse más una imposición ideológica que lapida al crítico (no confundamos con el energúmeno que utiliza la violencia contra los homosexuales) etiquetándolo, de “homófobo” a las mínimas de cambio, exactamente igual como antes hacían los curas con los herejes, ateos, contestatarios o apóstatas a los que calificaban de “irreverentes”, “blasfemos”, eran “excomulgados a divinis” o sentenciados a la pena capital. La Gestapo del pensamiento está utilizando la “homofobia” como arma descalificatoria contra quien cuestione cualquier aspecto del actual statu-quo de la diversidad de género o transgénero. Me recuerdan al sionismo y su lobby más conocido: la liga anti-difamación. El Estado de Israel y su política de terrorismo a la carta es sacrosanto. El lobby gay parece que también. Tanto como la Iglesia de Cristo.

Porque, hablando de curas y sus campañas hipócritas en contra de la homosexualidad hay que decir que la institución clerical está saturada de homosexuales (reprimidos o no) que ya no caben ni en el mismo altar, ni en la sacristía (y ya no hablemos de su desmedida afición por la pederastia), quienes mantienen una más que intensa vida sexual. Las orgías del clero católico en esta materia son viejas conocidas desde la misma fundación y normalización del cristianismo-catolicismo como Institución jerárquica. En la Iglesia católica, dice el escritor italiano Carmelo Abbate, la homosexualidad es un fenómeno extendido. En su vetado libro en Italia (también lo ha sido, cómo no, en la España del criptocatolicismo) “Sexo y el Vaticano” evidencia no sólo a curas homosexuales, sino a los que siguen saliendo con mujeres, teniendo hijos -que dan en adopción o fuerzan a las mujeres a abortar- y hasta convirtiéndose en adictos al cibersexo (y, añado yo, a los niños).

Pero hablaba del carnaval gay de todos los años. Los desfiles gays del “orgullo” son las procesiones anuales del frente LGBT. Si las de los obispos, en la semanasantera, son un coñazo insoportable (el botellón de la Iglesia católica) financiado y protegido mafiosamente por un Estado que dice ser “aconfesional”, donde el fetichismo y voyeurismo más ridículo y retrógrado se juntan con el Santo Oficio y la evangelización forzosa, el carnaval gay de cada año es un monumento al horterismo, al exceso pornocallejero, al exhibicionismo más estridente, en definitiva, a la enarbolación de un mal gusto que supera, a veces, la repugnancia. Qué le vamos a hacer…no me gustan las demostraciones públicas de afecto excesivo…en todas sus variables.

Existe gente manifestando en ese desfile gay su decidida elección sexual con cierta normalidad pero también abundan las locazas, los plumones y mariquitas musculados ávidos de exhibir cueros, culos y paquete de gym, que a mí (sinceramente) me resulta desagradable y con tintes de película almodovariana. Todos ellos, junto a los inevitables progretas y conservadores católicos, hipócritas, van sacando pecho gay como el que más. El caso es salir en la foto y apiñar votos. Un evento cuestionado incluso por algunos homosexuales que se atreven a disentir de este chillón y ruidoso sarao. Pero la disidencia está penada…pues rápidamente te demonizan como “homófobo”, “retrógrado”, “cavernario” y demás lindezas del arsenal gay que suena tan a super-moderno y actual…

Jean Pier Delaume, quien dice ser un “cristiano” homosexual señala que Los medios prefieren dar visibilidad a un homosexual del lobby LGBT antes que a uno que no forme parte de un lobby. Si un homosexual no está de acuerdo con el lobby gay, forzosamente se le manipula y encasilla. El lobby gay ejerce una dictadura insoportable. El lobby gay no deja de ejercer múltiples presiones sobre las instituciones, sean éstas las que sean, para que la sociedad se parezca a la de sus sueños. Y no le falta razón al personaje, desde las antípodas de uno que piensa en clave atea, o como diría Gonzalo Puente Ojea, irreligiosa. Pero vamos, no se lo cree ni él lo de ser “cristiano y homosexual al mismo tiempo” ya que uno de los principios incuestionables de la dogmática fundamentalista cristiana, de la secta a la que pertenece, es la unión entre un hombre y una mujer. Poner esta infabilidad en solfa, es arruinar el mismo dogma y la institución.

LA CIA Y GEORGE SOROS PATROCINADORES CORPORATIVOS DE LA LGBT

Sin título

LA CIA DETRÁS DEL MOVIMIENTO LGBT, CELEBRANDO EL DÍA DEL ORGULLO GAY EN EEUU, COMO SEÑALA EL TITULAR DE LA NOTICIA EN SU WEB

Como he dicho antes, la ideología LGBT es ya prácticamente una religión y las fuerzas más oscuras saben cómo manejar sus hilos. La CIA, esa organización criminal responsable de incontables golpes de Estado y millones de muertes en todo el mundo , ha movido ficha hace tiempo con el frente LGBT, al igual que las fundaciones de George Soros, el magnate que financia revoluciones de “colores” en Europa y ONG’s golpistas en todo el mundo. En la página web de la CIA, aviso para bobos oficialnoicos que ya están rebuznando “conspiranoia” entre líneas, esta organización se atribuye nada menos que la financiación de la Conferencia anual de la LGBT, además de celebrar el día del Orgullo Gay a través de la Red de Agencias Gay, Lesbianas, Bisexuales y transexuales de EEUU asociados con el Centro de Reclutamiento de la CIA. Asímismo, la Agencia norteamericana de espionaje ha dispuesto, incluso, de “stands” en las celebraciones gays. Todo ello “como parte de los esfuerzos continuos de la CIA para promover la diversidad y la inclusión”, según reza en su página web. El FBI, igualmente, está detrás del apoyo a la LGBT. Si no les conociéramos…a semejante caterva de criminales.

George Soros, el conocido delincuente internacional, es otro abnegado y vívido defensor de la multinacional LGBT en todo el mundo. Su fundación Open Society puso en marcha, en otoño de 2006, un proyecto de investigación para el acceso a la atención sanitaria para las personas lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero (LGBT) en Kirguistán. ¿Qué se le había perdido a este sinvergüenza plutócrata a sueldo de la CIA en un lugar tan alejado como es el minúsculo país asiático y, muy posible, fuertemente tradicionalista en materia sexual? Una república ex soviética, en el área de influencia de la OTAN, como elemento desestabilizador utilizando al colectivo LGBT de Kirguistán que ni debe existir en los cromos, pero…si no hay LGBT o son testimoniales se inventarán e impulsarán como elemento dinamizador anti-ruso y de fragmentación socio-política.

Nada nuevo…y Rusia en el horizonte de sucesos. La nación rusa, fuertemente guardiana de sus tradiciones, no es muy favorable hacia la homosexualidad y otras manifestaciones de elección sexual diferentes de la heterosexual. Por lo que abrir la “diversidad” en esa región, bajo el mecenazgo de EEUU, resulta un factor geopolítico de mucha importancia para Washington, más de la que parece, puesto que la LGBT supone una excelente arma arrojadiza (aunque sea publicitaria) contra Rusia, como ha sucedido con las FEMEN (las famosas y patéticas alborotadoras “feministas” manufacturadas por Soros) y las Pussy Riot (grupo musical de baratija financiado por ONG’s de la CIA cuyo “mérito” más relevante ha sido “cagarse públicamente en la iglesia ortodoxa rusa”…aunque yo no les he visto nunca entrar en una sinagoga o en el corral del Vaticano).

La campaña contra Rusia a propósito de las “leyes anti-homosexualidad” de aquel país y otros proyectos de penalización contra el colectivo LGBT promovidas…¿paradójicamente? por sectores comunistas (el PCFR de Gennady Zhiuganov) es otra piedra de toque angular que da réditos a los globalistas (véase Eurovisión con el/la mamarracho Conchita Wurst, idolatrado por el colectivo LGBT). En Grecia, también el KKE (Partido Comunista) ha dicho claramente que “la orientación sexual es un asunto privado”. ¿Se le puede demonizar por ello?

La propaganda de los medios CIA-progres y de la extrema derecha neoliberal contra Rusia (u otros países enemigos clásicos del imperialismo como Irán o Corea del Norte), a cuenta de la “represión de la homosexualidad” forma parte de una misma directiva desestabilizadora. No suelen acordarse mucho, salvo de forma ocasional o pintoresca, de exquisitas democracias como Arabia Saudita, Marruecos y otros regímenes feudales similares como Afganistán, aliados nuestros, que persiguen hasta la muerte a opositores (homosexuales, pero mucho más a los que no lo son), sólo por criticar al sultán de turno.

La discusión acerca de la actual ola de homosexualidad y otras tendencias sexuales es objeto de múltiples controversias en muchos ámbitos, incluido el científico, donde la búsqueda de diferencias genéticas o estructurales entre las personas homosexuales y las heterosexuales está abierta. Lo que uno se pregunta es si la normalización de la elección no heterosexual, vía legislación, justifica la actual vorágine de victimización y anti-heterosexualización reinante.

Fuente: uraniaenberlin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s