Ingeniería social: la población como objetivo de la guerra imperialista (IV)

Las elites  han invertido una gran cantidad de dinero y esfuerzo en la investigación  de la conducta social, con el fin de desarrollar la ciencia del control social. la ingeniería social.  Esta he tenido su principal laboratorio en las guerras. Si la parte mas “visible” de la guerra, es la lucha de ejército contra ejército, la ingenia social es una tecnología para hacer la guerra en tiempo de paz (y de guerra), y su objetivo, no es un ejército, sino la población.  Se aplica en las guerras para hundir al ejército enemigo,  atacando la población de su país, mediante la destrucción de la moral,  socavando el apoyo al gobierno,  la destrucción de su economía (un mecanismo de guerra típico es provocar el hambre), trastocar sus instituciones sociales básicas, cultura, familia, religión, partidos políticos, cobertura social, etc. Tales tácticas también las aplican las élites “en tiempos de paz”, con el fin de anular políticamente  a la población. La punta del   punta del iceberg  de esta política, es la represión desde el estado y el control informático de la población. Esta ciencia tiene  tres característica: 1) Considera que la sociedad es una mera “prolongación” de la “naturaleza humana”. 2) La naturaleza humana se caracteriza por los instintos, los cuales se puede controlar mediante la estimulación nerviosa (uso de los medios de comunicación como mero medio excitante, para excluir la razón), y por la manipulación de las variables del medio (en especial la distribución de los recursos, que bajo el capitalismo es a través del mercado). 3)  El instinto básico sería la “agresión”.

La ingeniería social encuentra su justificación, por tanto,  en la socio-biología,   pero no hay que confundirlas. La ingeniería social es tecnología del control social, y hace al ser humano el centro de toda actividad. Manipulando al ser humano (individual y colectivamente) se puede manipular la sociedad. Esto choca frontalmente con el marxismo, que considera que la naturaleza  de los individuos que componen una sociedad  es producto del ambiente social,  económico, político, histórico que caracteriza esa sociedad. Y que este, el ambiente social, está en continuo cambio. No obstante los ingenieros sociales han sabido reconocer correctamente que los hechos sociales, políticos, etc son producto de las relaciones  sociales que los seres humanos reales establecen entre ellos. Si se consigue manipular la conducta de los seres humanos, se pude manipular la sociedad. Su objetivo  básico es reducir a la población a la condición de una masa amorfa, una mera suma de individuos. El punto central es que la clase obrera no actúe como clase (no sea clase para si). Lo cual pasa por transformar sus  órganos propios de clase (los sindicatos de clase y los  partido comunistas), de partidos revolucionarios en partidos de control social. Esto se consigue:

1) Manipulando las variables del medio (como hemos dicho antes)

2) Manipulando los arquetipos con los que se forma el imaginario dominante de una sociedad , en el que se instala  la población. Haciendo que los individuos se asienten en una interpretación falsa de la sociedad, en base a un “mundo virtual” que, las élites, a través de  los medios de comunicación,  han fabricado. Los seres humanos no se identifican  con la clase  social a la que, objetivamente, pertenecen, sino en  la que mentalmente se instalan . A partir de esta identificación, realizan su actividad política. ¿No se ha anulado la actividad política de la clase obrera con la identificación de la mayoría de la población en las vaporosas ” clases medias”?.

3) Disociados de su clase social, y en estas condiciones, se cumple la ley del comportamiento que dice: una masa de población reducida a una masa amorfa (mero agregado de individuos, presidido por los instintos) puede ser controlada con las mismas técnicas que se utilizan para controlar a una sola  persona. Esto sería imposible si la mayoría de la población actuase con forme la clase social a la que objetivamente pertenece : la clase obrera. Pero al no ser así puede operar la ingeniería social muy fácilmente, Reduciendo el  ambiente social   (si se da tal condición)  a un ambiente muy parecido al que se daría  bajo  las condiciones controladas de un laboratorio.

Esto el capitalismo lo han conseguido plenamente a día de hoy. Esperemos, que ante la poca influencia  de voces como la nuestra, sea  la brutal contradicción entre la realidad (en la que el ser humano real está poco menos que destinado al matadero) y el mundo  virtual en el que se ha asentado (un mundo de color de rosa, totalmente falso, que la sociedad toma por el real)  la que haga despertar a la población. Salga de la parálisis política a la que ha sido inducida.

El comportamiento humano, que se mueve desde arquetipos mentales, se manifiesta a través de contradicciones. Como es que , por ejemplo, el ser humano, al cual guiaría el instinto de supervivencia, entre otros, estaría dispuesto a sacrificarse en una guerra. Y en una guerra en la que  no defiende sus intereses, sino los de otra clase, que es la misma que le explota. La falsa consciencia, de la que hablamos,  la manipulación de los instintos  (a través de la manipulación del medio), el hecho de que se disocia a los individuos de la razón, por un lado , para someterlos al dictado de los “instintos” (“instintos” que son el disfraz  del condicionamiento de las élites),  y  por otro, también se le disocia, de la clase social, a la que objetivamente pertenece, lo explica. El instinto dice   al individuo, que se salve,  por encima del grupo.  Pero a nivel social, el hombre no es nada fuera del grupo, la clase social a la que pertenece. Sus intereses son los mismos, y si va contra ellos, va contra los suyos propios. Si se separa ( se le disocia mentalmente) al individuo de la clase social a la que pertenece (como hace la burguesía con el proletariado), este adopta una estrategia de supervivencia  individual. Opera el  mecanismo mental siguiente. Los seres humanos divinizan a las fuerzas que no comprenden, pero que determinan  su existencia, con la esperanza de conseguir su favor. Los seres humanos primitivos  las de la naturaleza, y el ser humano actual, las del mercado. Por tanto, disociado de su clase, el individuo de la clase obrera  “diviniza”  la fuerzas del capitalismo, esperando así, de forma casi religiosa, su favor. El resultado es que creyendo que sigue una estrategia “individual”  , el individuo de clase obrera está siguiendo una estrategia “colectiva”, y además de una clase que no es la suya y que le explota y le manda a la guerra.  También como el ser humano necesita pertenecer a un grupo (por reflejo de mera supervivencia), el grupo adoptivo,  del ser humano separado de su clase, o grupo natural (familia, comunidad, etc),  por el cual, instintivamente se suele sentir mas atraído, es aquel que se presenta  como el mas jerárquico ( jerarquía = garantía de supervivencia; recuerdese cual es la estructura de una manada en la naturaleza). Y la jerarquía mas evidente es la militar. La pertenecía a un grupo de este tipo, se convierte en garantía de supervivencia. Son muy interesantes los estudios que se han hecho sobre como responde el obrero individual a la organización jerárquica en las empresas,  como tienen que organizarse estas para aumentar la productividad . Y como esta organización esta copiada, la mas de la veces, del ejército.  Esto se refuerza porque la mente humana tiende a establecer lazos sociales en base a rituales, y el militarismo es la quinta esencia de la ritualística. Otro aspecto, de como es posible que se den estos fenómenos (y que los ingenieros sociales explotan a consciencia) es que el comportamiento humano obedece al del rebaño, que es un comportamiento desnaturalizado. A nivel de los animales de granja (que se asemeja mucho a un ambiente controlado de laboratorio), estos animales  intentan desarrollar en ese  ambiente artificial  el comportamiento que, desarrollarían en un ambiente natural. Al no obtener los resultados esperados, los que cabría esperar en la naturaleza,  les sobreviene  un trauma.  Esto les lleva a seguir un comportamiento desnaturalizado, del que se aprovecha el ganadero para controlarlos. Este fenómeno del comportamiento desnaturalizado es muy parecido al que reproduce la masa de individuos que, disociada de sus intereses de clase (obrera), acepta el ser encuadrada en los ejércitos, ir a morir a las guerras, bombardear civiles, o forma parte de la opinión pública que, apoya las  guerras que emprenden sus gobiernos,  como algo natural. Junto con las guerras, la  ingeniería social ha aprendido mucho de la ganadería, extrapolando las técnicas de control de los animales de granja, al control de la poblaciones humanas.  Otra factor es el puramente darwiniano de la lucha por los recursos, que es una consecuencia, aparentemente, aplastante del modo de funcionar del mercado. El obrero (sin consciencia política)  ve a otro obrero, no como un compañero, sino como un competidor por el salario. Y a la empresa capitalista, no como el vampiro que le explota, sino como la buena madre  nutricia que le da de comer, le proporciona el salario. Por tanto,  por un proceso de idealización de este “arquetipo”,  la población (sin consciencia política) ve a la guerra como una lucha por recursos (que la propaganda de su estado le hace creer que son escasos) ,  en la que la población  del país enemigo es un competidor, y la “patria”, es percibida, inconscientemente, como  una idealización de la empresa (o mas profundamente de la madre). Podríamos seguir. Hay muchos y buenos tratados  y libros sobre estas cuestiones. Retengamos que lo principal, para provocar la parálisis política de la población, y manipularla, es disociar (mentalmente, en la realidad material es imposible) a los individuos de la clase obrera, de la clase a la que pertenecen, , haciendo que adopten la política de la clase contraria (la burguesía). Y que así lleguen a asumir, participar y   a dar sus vidas en las guerras. También´hay que destacar que  la asunción, por parte de la población, de estrategias individuales, por parte de los individuos de la clase obrera,  siempre supone asumir las estrategias  colectivas de la clase burguesa,  que obedecen a intereses explotadores y belicista. Esto tiene consecuencias para las nuevas formas de injerencia y de guerra imperialista. No hay mas que ver el caso de Siria, y el tipo de guerra que han hacho contra este país. Pero volvamos a “las sociedades en paz”. Todo estas tecnologías de control social (a las que hay que sumar las cibernéticas, el control por vigilancia electrónica, redes como Echelon, etc), se basan en la fragmentación de la sociedad, hasta imponer unas relaciones sociales basadas en el individualismo y la  aparente “despolitización” de la población.  Aparente, por que supone que la política quede en manos de unos políticos profesionales (marionetas de las clases dirigentes),  quedando reducida, para las masa, a la mera aceptación de  lo acordado en el parlamento.  Se asocia la política con la democracia, entendida como el voto (=delegación del poder a unas élites, que actúan siempre en  beneficio exclusivo suyo). Una consecuencia es la desaparición de los partidos  y sindicatos tradicionales  “de izquierda”(expresión de intereses propios de las clases trabajadoras  y populares) y su sustitución por las ONG,s, (instrumentos de control  social). Que vendrían a sustituir la justicia social por la caridad, la política por el accionar individual (que los pobres se ocupen de los pobres).Para que la población acepte a las ONG,s como instrumentos de participación política, las élites han explotado, a través de la propaganda en los medios, el arquetipo cristiano, asentado en el inconsciente de la población, que ha envilecido el concepto de “responsabilidad”, hasta degradarlo al de “culpa”.Con el  traspaso  a la víctima de una (supuesta) culpa por su situación: los pobres son los culpables de la pobreza. Esta política se ha “colado”, haciendo aceptable a la población su vehículo, que serian las ONG,s.Presentándolas  como “flexibles”, “participativas”, “cercanas a los jóvenes”, “democráticas”, “horizontales”, se asocian a la  (supuesta) eficacia empresarial frente a la ineptitud de la burocracia estatal, etc. Corresponderían a la nueva sociedad en la que ya no existirían clases sociales (como el proletariado), sino que el nuevo “sujeto transformador”  serían los  individuos, la gente … El transversalismo social (interclasismo), mito que siempre acompaña a las, no menos míticas, “clases medias” Y eso en el mejor de los casos, cuando no se plantea, desde, esas misma élites,  una política de eugenesia y aniquilamiento de la población sobrante, sin más. Una  consecuencia, de la “nueva sociedad civil, que no se expresa en los partidos, sino en las ONG,s”, es la pretensión de las élites, disfrazada de todas buenas intenciones que se pueda imaginar, de la sustitución del estado nación por “la sociedad civil internacional”. Esto se ve en el uso de las ONG,s como instrumentos de penetración imperialista, como auténticas fuerzas de intervención sobre el terreno,  y que llegan a formar un auténtico ejército encubierto, en el país blanco del ataque del imperialismo. Ver el caso actual de la guerra de Siria.  Otra cuestión es su financiación. Y un aspecto, que vuelva a aunar ONG,s y guerra, es que las ONG,s permiten refinanciarse. Mediante la vinculación con el tráfico de personas (¿que está pasando ahora con la actual crisis de los refugiados?), narcotráfico, etc. Y con la propaganda de guerra. Nuevamente lo estamos viendo en la guerra de Siria. ONG,s “prestigiosas” e  “imparciales” (siempre financiadas por servicios secretos occidentales), dan la imagen de la guerra que interesa al imperialismo, suministrando los (falsos) argumentos, de cara a la opinión pública, para justificar una intervención militar del imperialismo. Al presentarse como la mejor propaganda de guerra, disfrazada de “ciudadanos que sufren”, “sociedad civil”, “disidentes que luchan por la democracia”, etc

Analizándolas mas de cerca las ONG,s suponen , un tipo de entramado social, que aúna los viejos centros de  poder sobre la población (las centros religiosos,por ejemplo), con los nuevos, las propias  ONG,s. Sustituyendo la política por la salida individual, en tales centros  (viejos y nuevos) se va a reclutar a la cantidad de individuos suficiente para crecer y dominar la sociedad. En esto es fundamental su financiación encubierta, y las mas de las veces su vinculación a la economía sumergida, el tráfico de favores,  las subvenciones estatales, etc. Su objetivo es dominar la sociedad a través del control del “mapa social”,  de los  nudos  de flujo (cuyos de botella), donde se junta la mayoría de individuos con un mismo fin (sindicatos, empresas, instituciones de todo tipo: religiosas,  educativas, deportivas, etc – y que en un mapa social ideal, correspondería a donde confluirían la mayor cantidad de información – a tal símil matemático se pueden reducir) y los nudos portadores de función. Estos últimos, aquellos en los que se toman decisiones que dirigen ese flujo  de “movimiento social” del que estamos hablando. Centros directivos políticos, económicos y militares.  Una sociedad , controlada de este modo, es muy fácil de manipular por los medios de comunicación, y  en la que por ejemplo, las operaciones de   ingeniería social, pueden sin muchos esfuerzo desviar la lucha de clases de pobre contra rico a la guerra de   pobre contra  pobre Ver la operación de ingeniería social que están haciendo los globalistas en Europa con los “refugiados”. En la que la ubicación  virtual de la población  en las (fantasmales)  clases medias, hace que, la identificación de, esa población, con los intereses de las élites sea total (una característica de una sociedad tal es que la política queda reducida a religión). Una sociedad en la que el  carácter de clase de los problemas sociales es tabú, y se sustituye por el individualismo y la competencia mas feroz.  En la que  la identificación del crecimiento económico con el éxito individual (conseguido con el medio que sea),  hace que,  sea aceptada sin oposición la economía privada y el capitalismo,  como el orden natural de las cosas. Y de la economía (consecuencia de la concepción política que subyace a las ONG,s y el concepto de la sociedad civil). a la política. Es decir el gobierno como empresa privada: gobierno corporación SA. Y dado el carácter “global” de los problemas “sociales”, (“somos una misma raza”, “una aldea global” …) el ámbito de actuación de tal gobierno SA , habría de ser internacional. Consecuencia: abolición del estado nación.  Y  una sociedad, en la que la guerra, interna, o externa (por territorios, recursos de todo tipo, reordenar económicamente  la vida  de áreas geográficas enteras tras una gran destrucción para iniciar un nuevo ciclo de expansión, etc, etc, etc), sea un fenómeno aceptado, como forma normal de resolver cualquier tipo de cuestión política  y económica. (continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s